Caducidad de la demanda de despido. STS de 27 de octubre de 2016

El acoso laboral: la plaga del siglo XXI
18 noviembre, 2016
La cláusulas antiembarazo en el deporte profesional español no son una ficción
1 diciembre, 2016

Caducidad de la demanda de despido. STS de 27 de octubre de 2016

CADUCIDAD DE LA DEMANDA DE DESPIDO. STS de 27 de octubre de 2016. Recurso 3754/2015.

Revoca la STJ Andalucía estimando la caducidad de la demanda al reanudarse el cómputo del plazo de caducidad de 20 días a partir de los 15 días transcurridos desde la presentación de la papeleta de conciliación.

La sentencia aludida mantiene la doctrina contenida en sentencias precedentes (SSTS de 3 de junio de 2013, rec. 2301/2012; de 26 de mayo de 2015, rec. 1784/2014 y de 26 de enero de 2016, rec. 2227/2014) donde se destaca que «la conciliación previa ante los servicios que están encargados de tramitar ese requisito previo al proceso no es realmente un procedimiento administrativo incrustado en el laboral, o una especie de reclamación planteada ante un órgano administrativo, de perfiles y características típicamente administrativas en el sentido previsto en aquélla norma, la Ley 30/1992, y desde luego tampoco es algo en cierto modo independiente, como hemos dicho, del proceso laboral, sino que realmente se trata de una actuación exigible para acceder a la jurisdicción, un trámite profundamente impregnado de principios y valores procesales de características propias. De hecho, el Órgano de conciliación que lleva a cabo esos actos de evitación del proceso, no actúa en ellos de manera típica o característica de las Administraciones Públicas, puesto que no puede producir resoluciones autónomas o tomar decisiones propias distintas de las que se derivan de su función, regulada y encaminada a la evitación del proceso laboral, o en caso de no avenencia, abrir la puesta al proceso una vez cumplido el trámite».

A tenor de lo expresado se estima que el plazo de caducidad previsto en el artículo 59.3 ET para el ejercicio de la acción de despido queda de forma gráfica “congelado” durante el tiempo en que se sustancia la conciliación, comprendiendo el término transcurrido desde el día en que se presenta la papeleta de conciliación.

Sin embargo, tal y como contempla expresamente la norma (art. 65.1 LRJS) la suspensión del cómputo de la caducidad tiene una duración limitada en el tiempo, en el que se baraja la aplicación de dos parámetros, aplicando el primera que transcurra de los dos, de modo que:

1) El cómputo de la caducidad se reanudará al día siguiente de intentada la conciliación o

2) Cuando hubieran transcurrido 15 días hábiles desde la presentación de la solicitud de

conciliación.

En la forma descrita el primer plazo resulta indeterminado en cuanto que no resulta  posible conocer a priori el día en que se fijará el acto de conciliación, en tanto que el segundo plazo resulta absoluto e inamovible, sin que quepa su ampliación, ni siquiera si concurre alguna incidencia de subsanación.

Este plazo 15 días hábiles desde la presentación de la papeleta de conciliación, sin que ésta se haya celebrado, determina que el cómputo de la caducidad se reanuda a partir del siguiente día sin que concurra la obligación de espera a que se celebre el acto conciliatorio y sin que una celebración posterior de éste determine la suspensión retroactiva del plazo que ya se había reanudado.

La anteriores consideraciones determinan la estimación del recurso, con revocación de la sentencia de la Sala de Sevilla, apreciando la caducidad de la demanda presentada el 23 de agosto cuando la misma –en consideración de los argumentos expuestos- se consideró caducada 2 días antes.

Texto de la sentencia: http://goo.gl/3j5Nhh

caducidad

Deja una respuesta