El repartidor de Glovo es autónomo (JS nº 39 Madrid) –y no trabajador por cuenta ajena- “al no haber destruido la presunción de extralaboralidad(?)”

El “falso” acoso laboral
21 septiembre, 2018
Los riesgos psicosociales
5 octubre, 2018

El repartidor de Glovo es autónomo (JS nº 39 Madrid) –y no trabajador por cuenta ajena- “al no haber destruido la presunción de extralaboralidad(?)”

JS Nº 39  DE MADRID,  SENTENCIA NUM. 284/2018 DE 3 DE SEPTIEMBRE 

PROCEDIMIENTO SOBRE DESPIDO TÁCITO 1353/2017

ID CENDOJ: 28079440392018100001

RESUMEN

La sentencia afronta la calificación de la relación establecida entre las plataformas de economía colaborativa y los repartidores en un caso concreto que afecta a la empresa Glovo. La sentencia entiende que existe una relación mercantil que parte de la verificación del contrato mercantil suscrito entre las partes. En concreto se suscribe inicialmente un contrato en que el trabajador ocupa la posición de autónomo, más adelante sustituido por un contrato como TRADE (trabajador autónomo económicamente dependiente).

ANTECEDENTES DE HECHO

Consta en la resolución la constatación de los siguientes elementos:

Sistema de retribución: por cada pedido realizado se abonan 2,75 € de los que 2,50 € corresponden al repartidor. Glovo emite factura quincenal a la que se suma IVA y abono de kilometraje.

Jornada. Es de libre fijación por parte del repartidor que la fija a convenciencia.

3.  La empresa clasifica a los repartidores en tres categorías (principiante, junior y senior) que repercute en la asignación de pedidos. Tiene en consideración la eficiencia en el reparto de pedidos y la realización de servicios en horario de mayor demanda.

4.  Vacaciones: 18 días al año según pacto de contrato de TRADE.

  1. Geolocalización permanente del repartidor para al abono del kilometraje.

 

  1. Régimen disciplinario. Se mantiene su inexistencia de régimen disciplinario, más allá del desistimiento de la relación concertada y

 

  1. Herramientas de trabajo: se afirma que las esenciales medio de locomoción y teléfono móvil pertenecen al repartidor

 

VALORACIONES JURÍDICAS

Se sostiene que la “presunción de extralaboralidad” que se deduce de los 2 contratos mercantiles suscritos no queda desvirtuada por la realidad afirmándose que el trabajador asume el riesgo y ventura de cada entrega sin sometimiento a la estructura organizativa de la empresa. Se mantiene, además, que los medios de producción pertenecen al repartidor, que no existe relación de dependencia y que el repartidor actúa plenamente como autónomo.

 

CONCLUSIONES

La sentencia comentada se enfrenta a las actas de infracción extendidas en numerosas ciudades por la Inspección de Trabajo, declarando la laboralidad de las relaciones descritas. También muestra un criterio contrario a la sentencia del Juzgado de de lo Social nº 6 de valencia, sentencia num. 244/2018 de 1 de junio de 2018, Recurso 633/2017 (referencia ID CENDOJ: 46250440062018100001) que en un supuesto idéntico declaró la existencia de relación laboral entre las partes.

En ausencia aún de doctrina unificada salta  a la vista que se producen interpretaciones enfrentadas.

En mi opinión, y aunque pueda discutirse que alguno de los elementos que configuran la realidad pueda acercarse a una zona gris, la mayoría de los indicios y evidencias describen la existencia de una relación laboral.

El repartidor de Glovo no es un empresario autónomo que facilita libremente sus servicios. Se da de alta como autónomo el mismo mes en que comienza la relación laboral adhiriéndose al contrato mercantil que la empresa impone para el inicio de la relación. El repartidor no dispone de la herramienta empresarial básica para trabajar que es la propia plataforma que surte de pedidos a los repartidores. Para poder ser autónomo en el sector no basta con la bicicleta o moto, sería necesaria una plataforma que paralelamente pueda prestar los mismos servicios que Glovo opción que está bien lejos de traducirse en realidad. Toda la organización empresarial se monta alrededor de la prestación de servicios del repartidor (el repartidor es la “cara” de la empresa) pero el repartidos sólo es un peón dentro de esa organización sin autonomía propia. Realiza toda la jornada en el punto de partida que le indica la empresa y los desplazamientos que le asigna la plataforma.

 

Sorprendentemente el debate en prensa que se ha comenzado a generar más que profundizar en el carácter acertado o erróneo de la sentencia en aplicación de la normativa vigente parece derivar hacia otros derroteros.

Así en el artículo: “Los ‘riders’ son autónomos”  (Periódico digital: El confidencial) disponible en:

https://blogs.elconfidencial.com/economia/laissez-faire/2018-09-21/riders-deliveroo-glovo-autonomos_1619014/

se afirma:

“Lo que verdaderamente deberíamos plantearnos es si tiene sentido que los caprichos normativos del legislador prevalezcan sobre la voluntad de las partes tal como es expresada en un contrato: son ellas quienes deberían determinar consensualmente cuáles son los derechos y obligaciones que regulan sus interacciones. Esa es la reforma verdaderamente pendiente en el mercado de trabajo: acabar con la naturaleza imperativa del derecho laboral”

El autor seguramente siguiendo la corriente de intereses que hay detrás plantea la vuelta al siglo XIX en que no existía el derecho laboral y había libertad de pacto parar fijar horarios, salarios, vacaciones, etc. Recuerden: jornadas de 16 horas diarias, sin fines de semana, ni fiestas, ni vacaciones, ni prestaciones públicas.

Nuestro mundo hoy no es concebible sin la Seguridad Social y la garantía de unos derecho mínimos. Si se advierte la uberización de la economía que se propone acabaría con el sistema de Seguridad Social al eliminar las cotizaciones que vienen vinculadas al trabajo asalariado y que constituyen el soporte financiero de todas las prestaciones. La propuesta, como resulta evidente, implica entrar en un profundo túnel en el que no parece que se encuentren demasiadas opciones de encontrar la luz.

Sentencia JS 39 de Madrid:

http://www.poderjudicial.es/search/openDocument/fa259a801e2ea6e1/20180926

 

Deja un comentario