EL SUICIDIO COMO ACCIDENTE LABORAL STSJ ANDALUCÍA/GRANADA 10/01/2019

Identidad digital y empleo en la era de las redes digitales
12 abril, 2019
Feria del libro de Granada: caseta 36, domingo por la tarde.
7 mayo, 2019

EL SUICIDIO COMO ACCIDENTE LABORAL STSJ ANDALUCÍA/GRANADA 10/01/2019

STSJ  de  10 de enero   de 2019. Sentencia nº 65 /19.Tribunal Superior de Justicia de Andalucia .Sala de lo Social de Granada. Ponente: Fernando Oliet Palá.

Con fecha 4 de diciembre de 2017 se dictó por el Juzgado de lo Social nº 3 de Almería una sentencia que declaraba el carácter de contingencia profesional del suicidio llevado a cabo por un empleado de banca de la Entidad Cajamar.

En fechas recientes el TSJ de Andalucía con sede en Granada ha confirmado aquel pronunciamiento a través de una resolución que ha adquirido firmeza.

La conclusión definitiva deriva en considerar accidente de trabajo la  precipitacion al vacio  desde el centro de trabajo  a  empleado de banca  tras haber tenido una fuerte discusion en el trabajo con un cliente.

Entre las cuestiones debatidas buena parte de la argumentación de la Mutua recurrente gira en torno al alcance probatorio del informe de la Inspección de Trabajo. En el mismo el funcionario actuante considera que el conflicto con el cliente en el centro de trabajo no es causa suficiente para que se produjera el suicidio del trabajador, excluyendo así la calificación como accidente de trabajo.

El análisis más completo de los hechos, a tenor del relato que fija la sentencia de instancia establece que “resulta probada la existencia de una situación de conflicto laboral previo al momento del suicidio, como es la discusion con el cliente ,que le provoca una situación de estrés, como asi declara ante la Inspeccion de Trabajo la interventora de la sucursal, al señalar que estaba muy alterado, nervioso, sudando, dando golpes en la mesa por el estado de nervios que tenia”.Advierte el Magistrado de instancia que no le corresponde a él establecer juicios de valor entre la proporcionalidad de la decisión suicida y el acto suicida en sí.

Se debate así si la reseñada discusión aparece como el elemento determinante de la decisión suicida o como un episodio ocasional achacable a un cúmulo de circunstancias de diversa índole por la que se viera afectado dicho trabajador.

La Sala al resolver apela a la doctrina jurisprudencial existente y en particular a la STS de 25 de septiembre de 2007 que viene a proponer un planteamiento bastante menos restrictivo que el precedente. Así tras glosar la evolución Jurisprudencial existente –donde quedaban excluidos este tipo de actos considerados como dolosos por parte de los trabajadores- aparece en la década de los 70 un punto de inflexión a partir del cual se considera que si el trastorno mental del que derive la decisión suicida mantiene una etiología laboral procede ponderar las circunstancias concurrentes para valorar la eventual etiología laboral.

Esta sentencia precisó que «Si bien …la presunción de laboralidad del actual art. 115.3 LGSS puede ser enervada por el carácter voluntario que tiene normalmente el acto de quitarse la vida, no es menos verdad que el suicidio se produce a veces por una situación de estrés o de trastorno mental que puede derivar tanto de factores relacionados con el trabajo como de factores extraños al mismo» .

El  suceso  que antecedió al acto suicida consistió en un problema relacionado con un ingreso de una determinada cantidad de dinero realizado por un cliente de nacionalidad marroquí quien en la misma mañana volvió a la sucursal encarándose con el trabajador e insultándole. Tras esto el empleado le indicó que el problema estaba solucionado y que si volvía a insultarle llamaría a la policía. Esta situación provocó que el empleado se mostrara muy alterado, “nervioso, sudando” y “dando golpes en la mesa por su estado de nervios”.

En este contexto, la interventora del banco indicó al empleado que se calmara y que se dirigiera al archivo oponiendo el trabajador que deseaba salir a la calle, de modo que a continuación el empleado accedió a la azotea desde la que se precipitó al vacío.

CONCLUSIÓN

La Sala aprecia en definitiva que “el brote  psicótico que dio lugar a que el demandante se arrojara al vació , debutó casi sin solución de continuidad  a la probada existencia de una situación de conflicto laboral previo al momento del suicidio  que fue la discusion  y enfrentamiento  con el cliente y la situacion de estrés que le provocó , acontecida en tiempo y lugar de trabajo, apreciando en consecuencia que debe mantenerse la consideración del hecho como contingencia profesional.

Deja un comentario