¿Es automático el derecho a indemnización de la trabajadora embarazada cuando es despedida sin causa?

¿Por qué sigue sin desarrollo la Directiva (UE) 2019/1937?
3 junio, 2020
Seguimos hacia arriba sin desescalada. Ya somos 4500¡¡
15 junio, 2020

¿Es automático el derecho a indemnización de la trabajadora embarazada cuando es despedida sin causa?

INDEMNIZACIÓN AUTOMÁTICA EN SUPUESTOS DE DESPIDO DE TRABAJADORA EMBARAZADA
En caso de despido nulo, ¿procede automáticamente la indemnización por daños morales? Pese a que el TC tiene declarado que la infracción de un derecho fundamental debe generar -de forma automática- derecho a su reparación, el Juzgado de lo Social nº 4 de Gijón considera

http://www.legaltoday.com/blogs/transversal/blog-lexa-jurisprudencia-laboral-novedosa/en-caso-de-despido-nulo-procede-automaticamente-la-indemnizacion-por-danos-morales

-sin rebatir la doctrina citada- que los daños morales no son indemnizables -más allá de lo previsto por el ET (nulidad de despido, salarios de trámite e indemnización tasada) si no se ofrece una prueba directa o indiciaria del daño.
En apoyo de lo expuesto reproduzco unos párrafos de mi artículo:

“La reparación del daño en la jurisdicción laboral”, Revista Española de Derecho del Trabajo, núm. 216, 2019, ISSN: 0212-6095, págs. 181 a 210.

“La sentencia del Tribunal Constitucional 247/2006 (RTC 2006\247) vino a relajar las exigencias probatorias, sentando el criterio de que una vez que resulte la acreditación de la infracción de un derecho de carácter fundamental tal derecho, ha de ser convenientemente indemnizado de modo que, aunque no existan criterios objetivables para otorgar o concretar ese montante indemnizatorio el juez tiene la facultad de conceder con prudente criterio la misma . Esa línea interpretativa ha generado un nuevo modelo integrado en el 183 LRJS que otorga al tribunal un amplio margen de discrecionalidad a la hora de valorar el daño moral . Este precepto nos ofrece claves muy relevantes a la hora de resolver la concreción del daño moral.
En su párrafo 1º se indica que si se declara la vulneración de un derecho de carácter fundamental «el juez deberá pronunciarse sobre la cuantía de la indemnización que, en su caso, le corresponda a la parte demandante» la víctima ha de ser resarcida. En su párrafo 2º se concreta que el tribunal –sin omitir su obligación- debe pronunciarse sobre la cuantía del daño, procediendo a su determinación prudencial, si «la prueba de su importe exacto» viene a resultar excesivamente «difícil o costosa».
El importe de la reparación del daño podrá irá dirigido –veámoslo de forma ilustrativa y diferenciada-: 1º) Desde una perspectiva reparadora a: «resarcir suficientemente a la víctima y restablecer a ésta, en la medida de lo posible, en la integridad de su situación anterior a la lesión», y 2) Desde una perspectiva preventiva podrá: «contribuir a la finalidad de prevenir el daño».
El párrafo 3º entierra expresamente la antigua doctrina que hacía incompatible las indemnizaciones contempladas en el ET por modificación o extinción de contrato con indemnizaciones como la dirigida a reparar el daño moral.
A la hora de interpretar la plasmación de este nuevo criterio indemnizatorio la sentencia del Tribunal Supremo, núm. 1025/2017, de 19 de diciembre (RJ 2017\5973) indica que una vez que se constate la vulneración de daños y perjuicios resulta automático el reconocimiento del derecho a obtener un resarcimiento derivado del comportamiento trasgresor del derecho, sin que concurra obligatoriamente la obligación de constatar un perjuicio económico.
La fórmula de cálculo utilizada como referencia en la reclamación ha recurrido al criterio orientativo previsto en la LISOS identificando la cuantía del daño indemnizable con la cuantía que cabría aplicar a la infracción cometida por el comportamiento infractor (sentencia Tribunal Supremo, de 5 de octubre 2017, Rec. 2497/2015, RJ\2017\4918). De esta forma la indemnización de las conductas transgresoras, no habrá de integrar un contenido de vertebración económica traducido en el lucro cesante y daño emergente, sino que se vinculará al daño moral y a su reparación automática al constatarse la actividad trasgresora”.

Deja un comentario