La nueva baja laboral para quienes hayan de mantener una situación de aislamiento preventivo.

Apuntes sobre el infarto de miocardio y su calificación como accidente de trabajo
23 agosto, 2020
“Quién acusa”
13 septiembre, 2020

La nueva baja laboral para quienes hayan de mantener una situación de aislamiento preventivo.

La nueva baja laboral para quienes hayan de mantener una situación de aislamiento preventivo

Desde el Ministerio de Trabajo se articulan diversas medidas para proteger a los padres ante la eventualidad de posibles contagios y/o la necesidad de mantener situaciones de aislamiento ante la reapertura de las aulas. Desde luego  no es fácil responder de forma adecuada a todos los retos que se presentan siendo evidente que se han de ofrecer respuestas a quienes se encuentran en una posición más débil y se encuentran en riesgo de perder los ingresos habituales que perciben por su salario. Sin embargo creo que es un error mayúsculo considerar como “una situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común los periodos de aislamiento preventivo a los que se vea sometida la unidad familiar” como indica la noticia. Y aclaro las razones. Seguramente nadie podrá afirmar que resulta injusto ofrecer cobertura a quienes se ven obligados a mantener una situación de aislamiento.

Pero es que la fórmula que se plantea es de todo punto antijurídica: una incapacidad temporal exige que el trabajador se encuentre enfermo e incapacitado por el trabajo, lo que implica que en el momento en el que más se necesita al personal médico se le sobrecarga con funciones administrativas cuando este colectivo lleva meses al límite. Recuerdo que no se cubren las bajas, ni se realizan contratos de sustitución en las vacaciones, que muchos han caído por el COVID y se han convertido en multiplicadores involuntarios de la enfermedad al no disponer de los medios necesarios. Después de todo esto se ha convertido a los médicos, ante la falta de  medios en rastreadores, de modo que después de atender sus cupos y los que les sobreasignan, tienen que atender las asistencias domiciliarias y luego (seguramente en su caso) tienen que afrontar la función de rastreadores, realizar posibles docenas de llamadas explicando los protocolos a los afectados y realizando un cometido realmente inabordable.

La traca final llega con la conversión del aislamiento preventivo en BAJAS LABORALES cuando no lo son, lo que obliga a los mismos médicos de antes a realizar una función administrativa más ajena a sus funciones profesionales para emitir un parte de baja, etc, etc.

Las normas, aparte de para resolver conflictos, están para aplicar soluciones coherentes. Se podría acordar una suspensión del contrato de trabajo con el reconocimiento correspondiente de una ayuda o prestación. Lo que carece de todo sentido en convertir en baja laboral algo que no lo es.

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/09/08/legal/1599576619_360348.html

Deja un comentario