La pausa para el bocadillo no será tiempo de trabajo si no se pacta con los trabajadores (STS 13/julio/2017).

¿Qué puedo hacer si el empresario no paga los salarios -o recurre al despido- aprovechando la falta de alta en Seguridad Social?
11 agosto, 2017
Somos 600¡¡¡
1 septiembre, 2017

La pausa para el bocadillo no será tiempo de trabajo si no se pacta con los trabajadores (STS 13/julio/2017).

STS de 13 de julio de 2017, Rec. 2235/2015. El TS se muestra contrario a que la pausa para el bocadillo deje de considerarse “tiempo de trabajo” si no se pacta con los trabajadores. Se hace mención a la pausa correspondiente a la realización de jornada continuada superior a 6 horas (art. 34.4 ET). En este supuesto el convenio colectivo sectorial establece el derecho a 15 minutos de descanso, si bien sin carácter de tiempo efectivo de trabajo. Se advierte que la empresa durante 5 años consideró la mitad de este tiempo (7,5 minutos) como tiempo de trabajo si bien se estima que hay una situación de mera tolerancia y no una condición más beneficiosa que sólo puede generarse cuando exista “… voluntad empresarial de conceder el beneficio por encima de las exigencias legales  o convencionales reguladoras de la materia”

La sentencia citada como señala Eduardo Rojo (http://www.eduardorojotorrecilla.es/2017/08/sin-cambios-en-el-derecho-al-bocata-y.html) “ni quita ni añade nada a la regulación legal, y en su caso convencional” en lo que afecta a la pausa de trabajo en aquellas jornadas cuya duración supere las 6 horas seguidas de trabajo, pues ese derecho (ex. Art. 34.4 ET) sigue existiendo como tal razón por la cual se mantiene la persistencia del derecho. Cuestión diferente es si se considera o no su cómputo como tiempo de trabajo efectivo, manteniéndose a tal efecto la regulación legal (ET) de que se precisa recurrir a la vía del pacto o acuerdo colectivo, no pudiéndose computarse como tal en caso contrario

En el caso discutido el convenio colectivo del sector de las industrias derivadas del agrio no computaba el tiempo de descanso como de trabajo efectivo, si bien lo recomendaba. En este contexto la empresa consintió la consideración de la mitad de este tiempo de descanso (7,5 minutos) durante 5 años, hasta que dejó de hacerlo por entender que reduciría costes salariales al minimizar el cómputo de hora extraordinarias. El debate merece atención pues no desde la  persistencia de la pausa del bocadillo como derecho –que efectivamente se mantiene indiscutido- sino hacia la eventual consideración de la existencia de una condición más beneficiosa. Es así que “si la sentencia recurrida hubiera considerado que tal descanso constituía una condición más beneficiosa, el empresario por su única voluntad no podría haber cambiado la consideración de dicho descanso como tiempo no trabajado”, siendo de notar que en el planteamiento del recurso este extremo no fue objeto de impugnación debiendo  haber acudido a la modificación sustancial de condiciones de trabajo regulada por el artículo 41 del ET.

Texto de la sentencia: http://www.poderjudicial.es/search/contenidos.action?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=8115284&links=&optimize=20170808&publicinterface=true

 

Deja una respuesta