El repartidor de Glovo es autónomo (JS nº 39 Madrid) –y no trabajador por cuenta ajena- “al no haber destruido la presunción de extralaboralidad(?)”
28 septiembre, 2018
La reparación del daño en la Jurisdicción Laboral
11 octubre, 2018

Los riesgos psicosociales

“Las nuevas enfermedades profesionales originadas por los riesgos psicosociales surgen de la influencia de factores psicológicos relacionados con el trabajo”, (Sánchez Pérez, J.,“Los riesgos psicosociales en el ámbito laboral: Una visión global y práctica”, Introducción Pág. XIII)
 
“Las patologías mentales que desencadenan y se asocian a los riesgos psicosociales emergentes ofrecen una amplia exteriorización diagnóstica: entre ellos los trastornos por angustia y fóbicos, el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno por estrés postraumático y trastorno por ansiedad generalizada” (Sánchez Pérez, J.,“Los riesgos psicosociales en el ámbito laboral: Una visión global y práctica”, pág. 2)
 
“Las nuevas enfermedades profesionales originadas por riesgos psicosociales surgen de la influencia de factores psicológicos relacionados con el trabajo. Se identifican como estresores desencadenantes de estas patologías las diversas condiciones de organización del trabajo así como las relaciones interpersonales que este propicia. En cuanto a factores externos cabe identificar la precariedad laboral, la competitividad laboral y la doble carga de las mujeres trabajadoras (trabajo-vida familiar). (Sánchez Pérez, J.,“Los riesgos psicosociales en el ámbito laboral: Una visión global y práctica”, pág. 2).
 
“Los riesgos psicosociales, entre cuyas patologías asociadas se encuentra destacadamente el agotamiento y la depresión, pueden venir provocadas por una deficiente gestión empresarial toda vez que el estrés se genera con frecuencia cuando las exigencias del trabajo resultan superiores a la capacidad para afrontarlas. (Sánchez Pérez, J.,“Los riesgos psicosociales en el ámbito laboral: Una visión global y práctica”, pág. 3)

Atendiendo las solicitudes recibidas transcribo algunos párrafos de la publicación del Capítulo 1.3 del libro relativo específicamente al acoso laboral.

ORIGEN. “Se puede considerar que las conductas de violencia psicológica en el trabajo («mobbing») existen desde que unas personas han prestado servicios laborales para otras, pero no se ha conformado como fenómeno social típico sino hasta las últimas décadas del siglo XX” (p. 7).

“Se trata, pues, de un fenómeno tan antiguo como el trabajo mismo, como el origen de las relaciones humanas, que ha aflorado en la actualidad por los devastadores efectos que provoca el acoso laboral sobre la salud de los trabajadores y por los altos costes que representa para las empresas” (p. 8).

FACTORES CONDICIONANTES. “Tal comportamiento se encuentra relacionado con una diversidad de factores entre los que se incluyen la discriminación de género, religiosa, étnica, de edad, nacionalidad, discapacidad, antecedentes, orientación sexual, así como otras razones de tipo socioeconómico. Se trata, de alguna manera, de un «concepto importado» cuya integración en el ordenamiento jurídico español, a falta de una regulación específica, ha de quedar subsumido en categorías o prescripciones correspondientes a otros tipos jurídicos identificables in extenso” (p. 8).

DEFINICIÓN.- “Para la psiquiatra MARIE-FRANCE HIRIGOYEN el acoso laboral consiste en «cualquier manifestación de una conducta abusiva y, especialmente, los comportamientos, palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, la dignidad o la integridad física o psíquica de un individuo, o que puedan poner en peligro su empleo, o degradar el clima de trabajo»” (p. 9).

CONTENIDO.- “Puede tratarse de estrategias organizadas tendentes a desestabilizar al trabajador acosado a través de tareas degradantes, inútiles o excesivas, amplificando los posibles errores o difundiendo su existencia con la intención expresa de ridiculizar o desacreditar. También es frecuente aislar al trabajador del trato social afectando a la relación cotidiana con el resto de los trabajadores, o la difusión de rumores falsos dirigidos a desprestigiar al acosado, atacando en ocasiones a la vida privada. El daño, las lesiones, se consiguen de este modo tras la aparición de una situación conflictiva a partir de la cual se desarrolla la estrategia con la que se pretende estigmatizar a la víctima de una forma lenta pero gradual, que suele durar incluso años” (p. 10).

“…Se están describiendo situaciones en que una persona o grupo ejercen en el lugar de trabajo comportamientos que se caracterizan por una violencia psicológica, sistemática y persistente en el tiempo sobre otra. Los métodos utilizados consisten en la infravaloración del trabajador, la difamación, el trato vejatorio o la asignación de tareas irrealizables. Dentro de las prácticas más comunes en que figura el acoso moral cabe citar el aislamiento, la privación a la víctima de la capacidad de expresión, la desacreditación de la persona en la doble vertiente laboral y personal, la desestabilización mental” (p. 14).

DERECHOS CONSTITUCIONALES AFECTADOS. “La diversidad de facetas a las que afecta el hostigamiento psicológico descrito ofrece un perfil pluriofensivo, en tanto que puede afectar a diferentes facultades y derechos de orden constitucional, y que podrán traducirse en su afectación a la dignidad de la persona (artículo 10.1 CE) , a la integridad moral (artículo 15.1 CE), el derecho al honor (artículo 18.1 CE) y el derecho a la libertad de comunicación (artículo 20.1 CE)” (p.13).

Deja un comentario